Portada

Nacido en Écija (Sevilla), el año 1949. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Sevilla, donde concluyó su carrera en 1972 con Premio Extraordinario de Licenciatura en Filología Clásica. Algo que sin duda debió en buena medida al hecho de que la necesidad -en aquellos tiempos- de obtener una calificación media de Notable, para mantener la Beca, creara en él un verdadero hábito de trabajo y de exigencia del mismo en los demás.

Realizó su Tesis Doctoral, bajo la dirección del Profesor Presedo Velo, con un estudio de las “Bases y desarrollo del comercio aceitero de la Bética durante el Alto Imperio Romano”. Leída en 1977, obtuvo la máxima calificación. Posteriormente ha dirigido once Tesis Doctorales, leídas entre los años 1987 y 2009. Igualmente ha dirigido once Memorias de Licenciatura o Trabajos de Investigación de Tercer Ciclo (Doctorado) que han sido defendidos en público y dirige otras nuevas.

Ha prestado servicio como profesor en las Universidades de Córdoba, Cádiz y Sevilla. Desde 1980 es profesor de número de los cuerpos docentes del Estado, primero, con el número 1 de su promoción, como Profesor Adjunto (cuerpo al que hoy se denomina de Titulares) y, desde 1989 a 2009 como Catedrático de Historia Antigua. En la actualidad se encuentra jubilado pero mantiene su actividad investigadora al tiempo que participa en Congresos, Masters, conferencias, etc.

Con poco gusto por las tareas de gestión, sin embargo tampoco ha renunciado del todo a ellas cuando lo ha estimado necesario. Es por ello por lo que ha presidido la comisión de Doctorado en el Departamento de Historia Antigua y ha sido director de la revista de investigación Habis, la de mayor difusión de la Universidad de Sevilla, y ha ejercido la vicepresidencia de la Sociedad de Estudios Clásicos de Sevilla y Huelva; forma parte del Consejo de Redacción de la Revista Habis , de Espacio y Tiempo, de la Facultad de Ciencias de la Educación (Univ. Sevilla), así como de la Revista de Historia del Puerto (Puerto de Santa María, Cádiz) y lleva la dirección científica de la Editorial Gráficas Sol, que publica fundamentalmente libros de Historia. Fue director asimismo del Boletín de la Real Academia de Ciencias, Bellas Artes y Buenas Letras “Vélez de Guevara”, de Écija, desde Diciembre de 1995 hasta 1998. También ha dirigido un par de series divulgativas de la Historia Antigua de su región para Canal Sur Televisión. Es miembro correspondiente en Sevilla de la “Real Academia de Ciencias, Bellas Artes y Buenas Letras “Vélez de Guevara” de Écija”.

Su ámbito normal de trabajo investigador es el de la Historia Económica, para lo cual se esfuerza por comprender la mentalidad imperante en la época objeto de su estudio, que de tan gran manera influye en el desarrollo de aquella. Fruto de este esfuerzo es, por ejemplo, el libro sobre La proyección económica de la Bética durante el Alto Imperio romano, publicado en 1994, o el que versa sobre la Historia económica de la Bética en la época de Augusto (1997). Son más conocidos, sin embargo sus trabajos sobre Epigrafía anfórica de la Bética, en dos volúmenes (Sevilla, 1985-1988), y el relativo a La navegación por el Guadalquivir entre Córdoba y Sevilla en época romana (1990). Su penúltimo trabajo de envergadura es el de Datos para un estudio socioeconómico de la Bética. Marcas de alfar sobre ánforas olearias (Écija, 2 2001), que pone las bases fundamentales para el estudio de toda la problemática relacionada con el aceite en época romana y su incidencia en el desarrollo socioeconómico del Estado romano. Ha recogido en este libro las 3.500 marcas distintas conocidas en las ánforas olearias béticas, casi todas datables con bastante seguridad, lo que constituye un código impresionante para un estudio socioeconómico de la Bética que está por hacer. Sobre todo si a ello se unen los miles de rótulos pintados existentes sobre los mismos tipos de ánforas y que han sido publicados, aunque el casi cese de esta actividad tras la publicación de los encontrados en el Testaccio en la campaña de 1991 (cuando dejó de trabajar en el mismo E. Rodríguez Almeida) ha ralentizado una actividad que se prometía muy importante para el conocimiento histórico de la época más floreciente de la Bética romana (siglos I-III d.C.). La innovación que supone el uso de estas nuevas fuentes para replantearse a fondo el estudio socioeconómico de la Bética ha supuesto, no obstante, que esos estudios se encuentren bastante paralizados ante la falta de arrojo de nuevos investigadores para proseguir la tarea, en la que pocos –pero buenos-se embarcan. Dado que este conjunto de datos que nos ofrecen las ánforas andaluzas no tiene parangón en los estudios socioeconómicos de la Antigüedad, cuando es muy difícil encontrar conjuntos tan abundantes de datos seriados, resulta poco comprensible el olvido intencionado de los mismos –que no están siendo recogidas en la nueva edición del Corpus Inscriptionum Latinarum-. Sobre todo en un momento en que se proclama la necesidad de avanzar en la sociedad del conocimiento y cuando parece imperiosa la necesidad de replantearse los estudios de Historia, incluida la regional, desde la perspectiva del nuevo marco europeo en el que nos encontramos insertos.

Ha formado o forma parte de varios Grupos de Investigación y participado en Acciones Integradas con la Universidad de París-1. Ha dirigido el grupo denominado “La Bética romana: su patrimonio histórico”, subvencionado por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, dentro de su Programa de Política Científica (código HUM-0323), y colabora como investigador en el proyecto “Comercio e intercambio de metales en el mediterráneo occidental y central (siglo V a.C.a I d.C.)”, (HUM2006-03154 ), dirigido por el Dr. D. Miguel Ángel Respaldiza Galisteo, físico del Centro de Aceleradores de Partículas; así como en el que dirige la numísmata Drª Dª Francisca de Asís Chaves Tristán bajo el título “Sociedad y paisaje. Economía en la Península Ibérica (siglos VIII a.C. – II d. C.)” (HAR2008-05635/HIST). Ha dirigido y coordinado dos congresos, el I Congreso sobre Historia de Astigi (Écija), celebrado entre los días 26 y 29 de Noviembre de 1986 en Écija. Exmo. Ayuntamiento. (Actas publicadas en 1988); y el Congreso Internacional “Ex Baetica amphorae”, Sevilla-Écija, 17 a 20 de Diciembre de 1998. (Actas publicadas en 2001). Ha participado como ponente en otros muchos.

Pero sobre todo viene dirigiendo el grupo “Economía de Prestigio versus Economía de Mercado”, al que pertenece esta página, dirigido al estudio integrado de los dos tipos fundamentales de economía, la de prestigio y la de mercado, desde la Antigüedad hasta nuestros días, comenzado en el curso 2005-6, cuando la Universidad de Sevilla le concedió una licencia septenal (año sabático). Es un grupo abierto, no sujeto a las rigideces burocráticas (no fue subvencionado cuando se solicitó, en el momento de su creación, aduciendo falta de capacidad de dirección por parte del proponente), lo que permite dedicar el tiempo plenamente al estudio. Fruto de ello han sido dos libros de los componentes del grupo, Economía de Prestigio Versus Economía de Mercado (Sevilla, España. Padilla Libros Editores y Libreros. 2006. 218. ISBN: 84-8434-387-1) y Perdona Nuestras Deudas (Sevilla, España. Padilla Libros Editores y Libreros. 2007. 205. ISBN: 978-84-8434-4). En ellos se han abierto 3 nuevas perspectivas al plantear los estudios socioeconómicos desde un planteamiento que considera la interrelación de las dos formas de pensamiento que la neurofisiología actual presenta con claridad en el ser humano: la emocional –base de la economía de prestigio- y la racional –más propia de la relativa al mercado impersonal-, que interactúan en todo momento.

Ello ha coincidido además con la apertura a nuevos campos de investigación en lo que ha sido su trayectoria, ya menos centrado en el estudio de los productos envasados en ánforas –la Tesis Doctoral de E. García Vargas sobre salazones de la provincia Bética fue posiblemente el mejor fruto- y abierto ahora con más claridad a temas socioeconómicos que han dado fruto en la presente etapa en la que el nuevo grupo se ha constituido y de lo que son testimonio las tesis doctorales de Alfonso Álvarez-Ossorio Rivas (Estudio Socioeconómico y Cultural de la Piratería Durante el Alto Imperio Romano, Univ. de Sevilla, 2008), Joaquín de la Hoz Montoya (Perspectiva económica de Nerón. Metales y monedas. 2008) y Aarón A. Reyes Domínguez (El mercado de objetos artísticos en la Bética. 2009), de la que ha derivado la publicación Al mejor postor: el prestigio y el mercado de obras de arte en la Bética, 2010. Otros dos libros han visto la luz durante la misma etapa: Vivir del prestigio (Écija, 2007), de Aarón A. Reyes, y Los piratas contra Roma. Estudio socioeconómico y cultural de la piratería cilicia (143-36 a.C.), Écija, 2008), de Alfonso Álvarez-Ossorio Rivas. Varios artículos de los miembros del grupo en diversas publicaciones completan el trabajo realizado en los escasos años que lleva vigente el Grupo de Investigación “Economía de Prestigio versus Economía de Mercado”. El director del mismo se ha centrado sobre todo en el estudio de la minería del Sur de Hispania desde la nueva perspectiva, lo que le ha llevado a plantear cambios estructurales, antes no contemplados, que provocan el hundimiento de todo el sistema económico vigente durante el llamado Alto Imperio y, consiguientemente, una explicación más coherente de la etapa posterior (“Marco Aurelio y Cómodo: El hundimiento de un sistema económico” y “La Zona Minera del Suroeste de Hispania en Época Julio-Claudia”). La colaboración –desde 2008- con el SISCAPEM, dirigido por la Drª Orti González, del Departamento de Administración de Empresas y Comercialización e Investigación de Mercados (Marketing) de la Universidad de Sevilla, ha permitido una proyección del Grupo en el mundo de la Economía actual a través de las actividades formativas de esta institución.

Sin embargo su mayor preocupación en el ámbito del saber se encuentra centrada en la necesidad de establecer un método universal científico para el estudio de la Historia, que estima fundamental para el avance de este tipo de estudios. La necesidad de buscar un marco teórico que permita la potenciación de una práctica que hasta el momento se realiza de forma desordenada y racista, le llevó a escribir obras como Principios teóricos en la Historia (1990), Pensamientos Universitarios (1995), y, más recientemente, Tiempo y civilización (2002), así como algunos artículos en los que combina los conocimientos derivados de distintas disciplinas. En la misma línea se encuentra el libro sobre El comercio y el Mediterráneo en la Antigüedad (Ed. Akal, Los Berrocales del Jarama, 2009), donde muestra con claridad que una cosa es la Historia y otra la aplicación de los principios con los que se actúa en la misma al análisis de casos concretos, como puede ser el del comercio en el espacio del Mediterráneo y sus aledaños en una etapa cronológica que va desde el cuarto milenio a.C. a mediados del primero d.C. En todos ellos ha desarrollado y experimentado con éxito, en los estudios de Historia, el que ha denominado “sistema estructural de horizontes mentales integrados”, que le permite el análisis de cualquier tipo de Historia, combinando el pensamiento racional con el emocional.

Pero el aspecto de su labor universitaria del que se siente más orgulloso y al tradicionalmente ha dedicado la mayor parte de su tiempo es el relativo a la docencia. En este campo, y para poder llevar a la práctica los principios teóricos que ha tomado como norma de su acción, ha procurado innovar profundamente los sistemas de enseñanza, desarrollando un sistema -que fue presentado en público en 1990 en un Congreso Internacional celebrado en Coimbra- que implica una gran participación del alumno en las tareas de aprendizaje tutelado hasta el punto de haber logrado desterrar prácticamente por completo el recurso a los apuntes en clase y a la memoria en los exámenes de las asignaturas que imparte; con dicho sistema -que traslada el centro del trabajo a la cuestión de la demostración lógica- se logra que el alumno se sienta de tal modo responsable que difícilmente se presenta a examen si no está seguro de sí mismo, con lo que resulta un número ínfimo de suspensos reflejados en las actas oficiales. De hecho, de lo que se siente más orgulloso es de haber recibido de la Universidad de Sevilla – previo informe de los alumnos- el diploma de Profesor Excelente